Perashat Vaietzé 5779 – Rab Netanel Moshé Duer – Bajurim Tiferet Israel

58

El elevador


De más está decir que el sueño de Iaacob es uno de los hechos más famosos de la Torá. Por más que se hayan escrito miles de páginas acerca de este suceso nunca se agotan los comentarios acerca de él.

El versículo dice que en el sueño que vio Iaacob había una escalera muy alta, la cual sus pies estaban en la tierra y la cima llegaba hasta el cielo. En ella los ángeles de Hashem “subían y bajaban” en ella. La preguntan que hacen todos es que aparentemente tendría que decir, bajaban y subían en ella. Ya que, puesto que los ángeles están en el cielo primero bajan y luego suben de regreso. Algunos quieren explicar que en realidad los que subían eran los ángeles que eran del extranjero quienes regresaban  a sus puestos y posteriormente venia el nuevo escuadrón encargado de la jurisdicción de la tierra de Israel para proteger a Iaacob.

Otra explicación que dan los Jajamim es que normalmente el sitio que ocupa Hashem  es en el cielo y por lo tanto subir es regresar al origen de la luz y de la vida que es el todopoderoso. Es por eso que la Torá  cuando alguien se acerca a Hashem lo llama con el nombre de subir y de ser así la Torá debía haber dicho bajaban y subían en ella, ya que bajaban alejándose de Hashem y subían acercándose a Él. La diferencia es que en este caso la situación había cambiado de enfoque ya que en este suceso Hashem estaba acompañando a Iaacob, así como lo dice es versículo: “Y he aquí Hashem estaba a su lado”. Quiere decir que Hashem se encontraba en la tierra, de ser así los ángeles que se acercaban a Él se los llama subían debido a que se acercaban al origen de la luz y en cambio quienes regresaban no hacían otra cosa que bajar aunque sea cuesta arriba, ya que se distanciaban de la divinidad.

Esto se asemeja a un casamiento que la mesa más importante es en la que están sentados en ella los novios, sin importar la ubicación de la misma. Aquí es lo mismo, donde este el todopoderoso será el lugar más alto. Solo se trata de estar cerca de Él y hacia allí nosotros debemos ir.

Si me permiten creo que se puede agregar un poco más. Los ángeles como dijimos al principio son aquellos que venía a cumplir una misión y los otros eran quienes acababan de cumplirla y regresaban a su lugar de origen. Por lo tanto quien está en acción es considerado como que está en estado de elevación. En cambio quien interrumpe y se queda quieto está en estado de descenso, así como una escalera mecánica en descenso si uno no se mueve e intenta elevarse indefectiblemente va a bajar. La persona que está en acción en la vida es quien realmente está en crecimiento, independientemente cual sea la posición física y la dificultad que está trazando.  Es por eso que quienes bajamos a este mundo en realidad lo que hacemos es subir y escalar puestos en nuestro lugar del cielo.

Cuando el Rab “Penei Menajem” de Gur era chico su padre le preguntó: ¿Por qué Iaacob cuando vio la escalera no subió al cielo? El niño le dijo que el motivo era debido a que era solo un sueño. Pero su papá insistió en la pregunta que aunque sea por lo menos durante un rato y en sueños podría estar en el cielo. Pero el niño muy astuto le contestó que Iaacob no tenía necesidad de subir al cielo puesto que en ese momento Hashem le estaba haciendo compañía y estaba  junto a él.  Quien está con Hashem no necesita subir a ningún lado, simplemente esta en el mejor lugar y con la mejor compañía.

Netanel Moshé Duer, Kislev 5779

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico natyduer@hotmail.com