Perashat Jaié Sará 5779 – Rab Netanel Moshé Duer – Bajurim Tiferet Israel

232

¿D-s los cría y ellos se juntan?


La perashá de esta semana desarrolla un tema que es  actual constantemente. La formación de la pareja. Cuando se trata de formar un nuevo hogar en el pueblo de Israel entramos en un montón de coyunturas y teorías que en muchas ocasiones nos confunden acerca de la fe que hay que tener en el creador. Esta es la perashá donde podemos descubrir cuál es la posición de la Torá y por ende, cual es la realidad  de cómo se constituye una pareja en el pueblo de Israel. Constantemente uno está esperando que se dé de la manera más romántica posible y esto se debe a que tenemos muchos pajaritos en la cabeza o, en su defecto, mucha televisión.

En el talmud dice que en tres lugares encontramos que desde el cielo se destina la mujer para su marido. Uno de esos sitios es nuestra Perashá donde el mismo Betue-l y Laban dijeron que este era el designio de D-s.  El versículo dice: “Y respondieron Laban Y betue-l diciendo que de Hashem salió esta decisión. No podemos actuar para cambiarlo ni para bien, ni para mal”. El Rashbam dice acerca de esto que no tienen la fuerza ni la potestad de destruir esto ni tampoco la posibilidad de hacerlo efectivo por solo nuestra voluntad.

Si vamos a observar hay algo que debemos comprender. Todos sabemos que todas las cosas se harán como las planeo Hashem. De ser así ¿Qué tiene de especial este tema que se remarca tanto el designio de D-s por encima de las demás cosas?

Es posible decir que normalmente los decretos de Hashem son flexibles y  su decisión puede sufrir cambios, excepto en terrenos como estos, que ya están designados cuarenta días antes del nacimiento el nombre y apellido de quien será nuestra pareja, asegurando que por más que alguien intente cambiarlo tanto sea por tefilá o por otro medio no podrá hacerlo. A pesar que está escrito que en el camino que la persona quiera ir hacia ahí lo llevan, en este caso no es así. Sino aunque parezca que hacemos algo al final fuimos solo títeres del creador para que llegue su intención original.

Está escrito en nombre del Rab de Brisk que en la historia del casamiento de Itzjak con Rivká ocurrieron muchos milagros. Ya que salió Eliezer de la casa de Abraham en Hebrón y llegó a Siria en menos de un día. Cuando llegó pidió en la Tefilá que pueda resolver su misión en el mismo día y así fue. A su  vez todo se hizo rápido, corrió hacia ella y ella se apuró en todos los detalles. Esto viene a enseñarnos que si bien ocurre que para formar una pareja toma mucho tiempo, en el momento que salió el decreto de Hashem que va a ocurrir todo se resuelve inmediatamente.

La primera pareja que hizo Hashem en el mundo fue la de Adam Y Javá. Seguramente esconde varios secretos importantes para que podamos descubrir cómo se dan las cosas cuando de parejas se trata. El versículo dice que Hashem notó que no está bien que la persona esté sola en el mundo y para ello le creo a la mujer a su lado. El modo que aplicó Hashem para este suceso fue que lo hizo dormir a Adam y en el instante creo a Javá. Esto nos enseña que nosotros creemos que estamos eligiendo a que mujer vamos a tomar y que somos nosotros los que escogemos y no nos damos cuenta que cuando estamos dormidos pensando en otra cosa Hashem destinó quien será la persona que nos va a acompañar en el resto de nuestras vidas.

Si vamos a detenernos un momento vamos a ver que los padres son quienes influencian en los hijos para elegir la pareja para ellos. En realidad, por lo menos así parece, y más en el ambiente religioso. De alguna manera permite que por lo menos así lo crean, aunque tampoco en realidad es así. Esta sensación Hashem la transmite ya que si no fuera así los padres nos sentiríamos muy desilusionados que después de educar a nuestros hijos durante alrededor de veinte años, ocupándonos de todas sus necesidades y molestias día a día, noche a noche para que nos los quiten sin aviso alguno. Para eso Hashem hace como que consulta con nosotros para no hacernos sentir mal, pero la verdad ya está todo decidido.

A raíz de esto se puede entender lo que dice el Talmud que cuarenta días antes del nacimiento de la persona sale una voz del cielo que pregona que fulano se va a casar con  la hija de mengano. ¿Para qué hace falta que tanto tiempo antes ya sea destinado? La respuesta es que antes de que los padres no hayan hecho nada por sus hijos y antes que tenga algún derecho sobre ellos (debido a la sociedad entre los tres) ya se decidió con quien se casaran.

Una vez el Jazón Ish le contó a su hermana (La esposa del Rab Kanievski Zz”l) que en una ocasión se presentó un hombre cercano preguntando referencias acerca de un joven que le habían ofrecido para su hija. Cada cosa que le preguntaba el Rab respondía que podría ser mejor. Tanto fue así con su estudio, con sus cualidades, con su tefilá, etc. La intención del Rab fue que así como cualquiera de nosotros hubiera comprendido que no es la persona ideal para su hija y lo mejor sería que siga buscando. El hombre se fue al finalizar la entrevista. Al cabo de unos meses regresa el hombre para invitar al Rab al casamiento de su hija y agradecer al Rab por sus consejos ya que esa pareja le debe su conformación. El Rab ese día terminó de comprender que nadie hace nada en función a este tema, sino que por el contrario Hashem se ríe de nosotros al ver como queremos dominar la situación.

Netanel Moshé Duer, Jeshvan 5779

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico natyduer@hotmail.com