Perashá Vaietze 5780 – Rab Netanel Moshé Duer

65

El mono ambiente

La familia Seltz de Israel había construido a lado de su departamento un ambiente independiente. En Israel  es muy común esto. En muchos casos sirve para parejas recién casadas que todavía no tienen su propia casa o para parejas que vienen a pasar un Shabat. Esto le trae a los dueños de la casa la posibilidad de tener una entrada de dinero extra para ayudar a los gastos mensuales.

Una vez que habían terminado con la construcción y los detalles, pusieron un anuncio en el diario para alquilarlo. No pasaron ni unas horas y ya había en el otro lado del teléfono una señora mayor que estaba interesada en alquilar el mono ambiente. Se fijo una visita para las ocho de la noche y ni un minuto más tarde ya estaba una señora muy anciana con una apariencia muy extraña parada frente a la puerta, muy interesada en terminar de alquilar el lugar casi sin ver sus instalaciones. Sinceramente, la primera impresión no era la más auspiciosa que la familia Seltz había imaginado en un primer lugar. La mujer hablaba todo el tiempo y tenia costumbres raras. Es por eso que de alguna manera intentaron rechazar la posibilidad de alquilarle el departamento. Pero ella estaba muy segura y apurada en si hacerlo. Por lo tanto también frente a la proposición de pagar seis meses de alquiler por adelantado, la mujer no tardó en sacar la chequera y firmar seis cheques con el valor de los seis meses de alquiler cada uno con la fecha que correspondía.

La anciana rápidamente pasó sus cosas a su nueva casa y de a poco se fue haciendo uno más de la familia Seltz. Esto se debía puesto a que se trataba de una señora muy mayor que no tenia familia y estaba todo el tiempo en la casa de al lado y buscaba todo el tiempo la compañía de sus propietarios. La verdad que para la familia Seltz era muy molesto por momentos, ya que era de hablar muy alto y estaba casi todo el tiempo con ellos.

La historia de la mujer era un poco triste. (Por supuesto que tuvo tiempo para repetirla infinidad de veces) ella se había comprometido con un joven cuando era una muchacha, pero él falleció en la guerra de los seis días sirviendo al ejército y de ahí en adelante ella no lo pudo superar y quedó sola toda la vida.

La cosa se fue complicando más cuando al cabo de los primero tres meses regresó uno de los cheques sin poder cobrarse. Cuando la anciana fue consultada ella respondió que esta con problemas de dinero y por lo tanto los próximos meses va a ocurrir lo mismo. Al cabo de seis meses la familia Seltz aparte de no poder cobrar también tenía un integrante más en la casa. Es por eso que se sentaron a decidir qué hacer con ese caso, que, por momentos los estaba superando.

Por un lado la mujer no está pagando lo que debe y es una molestia por muchos momentos para la familia y los vecinos. Pero por otro lado para una mujer en sus condiciones es un paraíso. Ella está muy feliz y contenta del barrio que le tocó y principalmente de la seuda familia que la recibía. De alguna manera ya se estaban acostumbrando a ella. Por lo tanto la decisión fue que lo mejor en ese caso era de ceder y permitirle a la mujer seguir compartiendo con ellos la vecindad.

Cinco años pasaron desde el día que la señora entró a vivir en el mono ambiente y durante todo ese tiempo la familia Seltz soportó la convivencia a pesar de no haber cobrado nada de todo el tiempo que ella vivió en ese lugar. Continuaron escuchando todas las historias que tenia para contar (inclusive las mismas historias repetidas) y le convidaban de cada comida que se preparaba en la casa. Sinceramente para la familia Seltz era difícil, pero la felicidad que se le reflejaba en el rostro a la anciana era muy alentadora y eso lo justificaba todo.

Un día la mujer se descompuso y como de costumbre ellos se encargaron de acompañarla al hospital, al principio no parecía algo grave, pero al otro día se complicó y a las pocas horas la mujer falleció. La verdad que para la familia Seltz fue muy triste, a pesar de que terminaron con un problema, pero por otro lado fue duro, ya se había hecho parte de la familia.

Al cabo de unos días comenzaron a vaciar la casa y a comenzar a repartir lo que era sus pertenencias. Entre tantas cosas encontraron en un cajón una nota que decía: “Testamento”. Lo abrieron y en el estaban escritas estas líneas:

“Para la querida familia Seltz:

La verdad es que nunca tuve problemas para abonar el alquiler del mono ambiente, ya que siempre tuve dinero y de sobra solamente quería probar si el trato de ustedes hacia mí era solo por el dinero del alquiler o que realmente ustedes eran personas dignas, afectuosas y principalmente con buenas cualidades. La verdad es que han superado el examen, ya que siempre se mostraron muy atentos a mis necesidades a pesar de ser una persona con costumbres extrañas y de todos modos siempre tuve un oído abierto a todos mis comentarios. También cuando levantaba la voz e interrumpía en momentos inapropiados es por eso que como recompensa a esta actitud yo les concedo como obsequio de despedida mi departamento de Tel Aviv. Una propiedad de dos ambientes y medio frente al mar que desde el momento que yo no siga con vida será directamente para ustedes.”

Los extrañare!!! Con mucho cariño, Besos.”

La familia fue a averiguar con un abogado para revisar la veracidad del testamento y efectivamente era verdad y se adjudicaron de ese departamento que tenía un valor de tres millones de Shekalim, que vienen a ser alrededor de novecientos mil dólares. Por el único merito de haber cedido en el momento justo.    

En nuestra perashá encontramos esta actitud por parte de Rajel quién para no hacer pasar vergüenza a su hermana le entregó los simanim. Uno podría creer que esto le genero una perdida ya que su hermana trajo más hijos que ella. Pero justamente por ese zejut Rajel defendió a todo el pueblo de Israel en la diáspora de no ser exterminados nunca jamás.

Netanel Moshé Duer, Kislev 5780

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico  natyduer@hotmail.com