Perashá Tahor 5779 – Rab Netanel Moshé Duer – Bajurim Tiferet Israel

33

Infracciones de transito


El Talmud trae una historia acerca de un vendedor ambulante que recorría la ciudad y pregonaba: “¿Quien quiere un antídoto para vivir?” salió rápido Rabí Ianai y quiso comprarle. El hombre en primer lugar se negó a dárselo pero frente a la insistencia del Jajam este sacó un libro de Tehilim y le leyó lo que está escrito: “¿Quién es la persona que quiere la vida? Cuidaras tu boca de hablar el mal y tus labios de decir engaños.” Rabí Ianai  cuando escuchó esto dijo: toda mi vida leí este versículo y nunca descubrí  lo que escondía  adentro, hasta que vino este vendedor ambulante y me lo enseñó. Los Jajamim preguntan acerca de esto: ¿Qué esconde este versículo que hasta ese momento el Rab no había podido descubrir? Aparentemente lo que está escrito es explicito.

Para responder esto primero debemos recordar lo que  nos enseñó el Jafetz Jaim,  esta historia tiene una profundidad muy grande. En primer lugar los Jajamim preguntan que en la época que existía la lepra como expresión frente a quien hablaba mal de las personas, esa era la forma que tenía el Todopoderoso para llamar la atención de quienes decían “Lashón Hará”, pero hoy en día que no tenemos esta forma de corregir, ¿Cómo nos avisan que no nos comportamos bien en relación a nuestra habla? Dicen los Jajamim que hoy en día D-s no lo permita el método es la pobreza. Explican que este es un llamado que viene en muchas ocasiones de inmediato. Es por eso que el cuento se relata con un vendedor ambulante quien vende por las diferentes ciudades y por lo tanto debe cobrar al contado ya que al otro día debe viajar hacia otro lugar. Es por eso que también con respecto al “Lashón Hará” el correctivo también viene de inmediato.

Con respecto a la pregunta principal dice el Rab Meltzer que cuando se trata de pecados encontramos que genera una deuda que hay que pagar si uno lo comete. Pero no hay premio a quien se cuida. Se parece a las multas de los conductores viales. Quien comete una infracción debe pagar por ello, pero nunca se le dio premios a quien maneja como es debido. En esta ocasión encontramos que la Torá promete pago también a quien se cuida, así como hay multa para quien no lo respeta.  Esto esconde el versículo que trae el Rey David, ya que dice quien es “ el que ama la vida”. Seguramente que la Torá no se refiere a quien quiere la vida de no arruinarla solamente. La intención es decir que quien se cuida de esto no solamente se asegura no lastimar su alma, sino que también garantiza que por cada momento que se cuida de lo que saca de su boca aumenta otro rato mas de vida.

Cuentan sobre el Rab de Brisk que siempre llevaba con él una cajita con tabaco y constantemente la miraba. Esto les parecía muy sorprendente a quienes lo rodeaban, ya que no entendían que escondía esa cajita aparentemente tan inocente. Cuando le preguntaron, el Rab respondió que el nombre de la marca del tabaco es “שפו שמן”, el Rab les explicó que son las siglas del versículo que dice: “שומר פיו ולשונו שומר מצרות נפשו” que quiere decir, quien cuida su boca y su lengua se salva de muchos sufrimientos. Esto lo mantenía atento constantemente de cuidar lo que sacaba de su boca.

Cada persona está en la cornisa entre el cielo y el infierno. Si uno se permite hablar todo lo que se le viene a la boca se inclina hacia un lado, pero a su vez quien es cuidadoso de lo que dice, no solamente que no cae en el abismo, sino que por el contrario, se asegura un porvenir de vida sana por el resto de su vida.

Netanel Moshé Duer, Nissan 5779

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico   natyduer@hotmail.com