Perashá Shelaj Lejá 5780 – Rab Netanel Moshe Duer – Bajurim Tifheret Israel

130

El “Sábelo-poco”

En la Perashá de esta semana encontramos algo que puede llegar a doler. Vemos como un pueblo habiendo sido manipulado por diferentes opiniones se puso en contra de Moshé y Aarón. Quien lo podría creer, justamente ellos que los guiaron y los condujeron por el desierto, defendiéndolos inclusive delante del mismo Todopoderoso ahora la gente se toma el atributo de quejarse delante de ellos con reclamos absurdos del por qué los trajeron hasta aquí. Ahora parece algo seguro que no tienen esperanzas de poder conquistar la tierra de Israel.

El concepto de “Talmid jajam” aparentemente no está muy claro. ¿Cómo podemos llamar a una persona que ya tiene más pelos blancos y partes calvas que los sitios oscuros, seguir considerándolo alumno?

La Mishná en el Pirké Avot dice que el verdadero Sabio es quien aprende de todas las personas. La continuidad en el aprendizaje en la Torá no es símbolo de ignorancia. Por el contrario, es por un lado una demostración de sed y ambición por saber. A su vez es un modo de dejar en claro que la sabiduría de Hashem es infinita. No es que nosotros o nuestros jajamim sean deficientes, pero en comparación con la sabiduría de Hashem no se puede competir.

En una oportunidad desde los Estados Unidos se comunicaron con Ierushalaim pidiendo que les recomienden un Rab para la comunidad de ellos. La respuesta no tardó en llegar y le mandaron al Rab Shelomó Kotler. Si bien la comunidad no era muy religiosa y no conocía el valor de un jajam, pero de todos modos era un desafío de hacer crecer a esa gente en el camino de la Torá. Todo estaba muy bien hasta que al cabo de unos pocos meses que este hombre estaba dirigiendo la sociedad  se comunicaron los dirigentes de la misma reclamando que se trataba de una estafa. Ese Rabino no está a la altura de la comunidad. La noticia era muy rara, el Rab realmente era una eminencia, y por otro lado ese grupo de gente ¿cuanto pueden entender de la grandeza de un jajam?. Cuando comenzaron a investigar cual era la causa de la acusación, ellos explicaron que pasan por la casa del Rab durante la noche y descubren que durante las noches consulta en los libros y se duerme muy tarde, dejando en claro que se trata de alguien que todavía no terminó sus estudios y no se ha recibido aún.

(Causa gracia, pero en una ocasión en Lituania de otra época, echaron al Rab por el motivo contrario, allí el motivo fue que por cuanto que durante las noches en la casa del Rab están las luces apagadas, y ellos no aceptan un Rab que no está conectado con la Torá todo el día.)

El versículo en Mishlé (22) dice: “Educa al joven en su camino, también cuando sea anciano, no se alejará de ella”.

Explican los jajamim que la intención del versículo es que el modo de educación  debe ser de forma que uno sienta la necesidad de estudiar siempre también cuando seamos ancianos y no dejarlo nunca.

 

Tenemos que saber que esta carrera no tiene egresados. Es para siempre y nunca vamos a completar el aprendizaje. Justamente quien comprenda esto estará más cerca de lograr un titulo.

En el caso de Moshé y Aarón soportaron todo, inclusive recibir los reclamos de quienes en alguna época estuvieron en sus brazos desesperados, de todos modos la dedicación y la comprensión fue más fuerte aún, ya que ellos sabían que todos estamos en un proceso de aprendizaje y lo que no aprendemos hoy, Hashem se va a encargar que mañana sí lo hagamos.

Netanel Moshé Duer, Sivan 5780

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico natyduer@hotmail.com