Perashá Ajaré Mot 5779 – Rab Netanel Moshé Duer – Bajurim Tiferet Israel

6

El chivo expiatorio

La perashá de esta semana se destaca en particular por el servicio del Cohen Gadol (Sumo sacerdote) en el día de Iom Kipur. Más aun cuando se trata de los dos chivos que serían sorteados para saber cuál de ellos se sacrificaría y sería su sangre derramada en el altar y cuál de ellos mas tarde sería arrojado por la montaña como el chivo expiatorio.

Si vamos a mirar con atención en este particular procedimiento, descubriremos que es el único caso que su elección es a raíz de un sorteo. Normalmente los animales que son sacrificados en el Bet Hamikdash son elegidos con anterioridad y destinados para el fin que sean necesarios. Si bien existen otros tipos de sorteos, esos son con respecto a quien tiene el mérito de hacerlo, pero nunca sobre que animal tendrá cada destino.

El Rab Reubén Karelinstein Zz”l responde con lo que esta nombrado en Melajim (1-18) acerca de la contienda que hubo entre Eliahu Hanaví y los profetas paganos en el monte de Carmel. Eliahu les preguntó y a la vez los acusó de jugar a dos puntas y hasta cuando eso continuará. Estar por un lado con Hashem y a la vez con el diablo. Con el fin de frenar esta conducta y definir cuál es la forma correcta de actuar les propuso que se hagan dos sacrificios. Uno Eliahu y el otro lo profetas. Cada uno de ellos se encargaría de hacer el sacrificio y subirlo al altar, pero con la particularidad que ninguno de ellos tenía permitido sumarle el fuego. Este tendría que bajar del cielo de forma milagrosa como demostración que son los elegidos por Hashem y los triunfantes de la contienda.  Fue entonces que se trajeron dos chivos, de los cuales uno sería para Eliahu y el otro para los profetas. Eliahu Hanaví les dio el honor a sus competidores de hacer su sacrificio primero y los invitó a llamar a sus dioses para que por intermedio de ellos sean respondidos. El desenlace fue que el fuego de los profetas paganos nunca bajo y si el del profeta Eliahu, demostrando delante del mundo entero que Hashem es el D-s del mundo.

El Midrash dice que los animales que habían sido elegidos por Eliahu eran gemelos, criados en el mismo campo y sobre ellos se sorteo cual seria para cada uno. Uno salió para él y el otro para los idolatras. El problema fue que el animal que había sido sorteado para los idolatras no quería correrse de su lugar. Se había empacado definitivamente. Vinieron todos los profetas y sus ayudantes y de todos modos era imposible correrlo de su lugar. En total había ochocientas cincuenta personas y no podían moverlo ni un centímetro. Hasta que se acercó el mismo Eliahu y le dijo en el oído que vaya con ellos. La sorpresa fue que el animal respondió a su llamado y le dijo que no estaba dispuesto, ya que su hermano tuvo la misma crianza que él y nacieron del mismo vientre y no acepta que el destino de uno sea ir al altar de un hombre justo y el otro a los ídolos. El argumento del chivo era muy fuerte. ¿Qué hizo acaso para merecer esto? Eliahu Hanaví le respondió que de todos modos debía ir y no saldría algo malo de esto. Del mismo modo qué el sacrificio de su hermano va a santificar el nombre de Hashem, también por medio de él se santificará el nombre de Hashem., ya que cuando ellos intenten lograr que baje el fuego del cielo y eso no ocurra quedará bien en claro quién es el que dirige el mundo.

Vemos de esta explicación que el animal por naturaleza no quiere ser objeto de algo malo, sino que por el contrario su deseo es formar parte de su objetivo en el mundo participando de cosas buenas.

De esto podemos comprender la causa por la cual hacía falta que se haga un sorteo para definir cual sería el animal que sea sacrificado dentro del Bet Hamikdash y cual sería arrojado por la montaña, ya que para una elección así solo Hashem puede determinar quien estará en cada lugar. A su vez aprendemos que las decisiones deben ser tomadas por Hashem y nosotros solo actuar en función a lo que Hashem nos pide, sin tomar atribuciones personales sobre las cosas.

Netanel Moshé Duer, Nissan 5779

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico natyduer@hotmail.com