Jag Hashabuot 5778 – Rab Netanel Moshé Duer – Bajurim Tiferet Israel

134

El censo


En la perashá de esta semana Hashem le ordena a Moshé Rabenu enumerar al pueblo de Israel. Pero si vamos a profundizar un poco en las palabras de la Torá veremos que nos dice: “Y contó Moshé a ellos por boca de D-s”. Rashí explica que se presentó Moshé delante de Hashem y le dijo: ¿cómo puedo yo entrar a todas las casas para saber cuántos niños hay en cada una de ellas? Le respondió Hashem y le dijo tú haz tu parte y yo completaré la tarea. Así fue que Moshé se paraba en la puerta de cada tienda y la divinidad se adelantaba y con una voz desde adentro anunciaba tantos y tantos niños hay dentro de ella. Es por eso que está escrito en la Torá “por boca de D-s”.

Cada Iehudí tiene que saber que Hashem no se comporta con nosotros de forma desconsiderada. Hashem sabe nuestras debilidades y defectos. Es por eso que no  rechaza nuestro esfuerzo cuando damos lo mejor de nosotros. Sólo que muchas veces podemos dar más, pero no damos lo máximo. Nunca nos van a exigir hacer lo que es imposible para nosotros hacer. Este es un concepto muy importante para tener en claro, ya que en infinidad de situaciones nos vencemos cuando no podemos lograr ciertas metas. A raíz de esto nos deprimimos y nos sentimos fracasados por no conseguir lo que nos propusimos. Hay que saber que en primer lugar nuestra obligación es tratar de conseguir objetivos posibles y lo que no está en nuestras manos de hacer, ya no será culpa nuestra. No obstante, hay situaciones que nos urge alcanzar ciertos objetivos por un carácter obligatorio y para eso viene el eslabón que agregamos en estas palabras. Hashem sabe nuestras debilidades y cuando damos lo mejor de nosotros Hashem mismo lo completa, ya que no queda otra opción.

Una vez vino un hombre delante del Jazón Ish con un problema que lo angustiaba mucho. Por un problema de salud no podía concentrarse en su estudio. Esto le causaba mucha tristeza ya que para él el estudio de parte de su vida. El Rab le dijo que calcule cuanto él cree que su cuerpo puede retener y a raíz de esto que ponga su concentración. El resto no está obligado de hacer. A su vez le contó que cuando él era más joven hubo una época que le ocurrió algo similar y lo único que podía hacer era decir una u otra vez las palabras “Amar Raba” que significa “dice Raba”. Esto era lo único que podía hacer y como mas era imposible repetía todo el día lo mismo.

Existen situaciones en las cuales no podemos lograr nuestras metas. Realmente estamos en situación de inferioridad, cuando eso ocurra debemos concientizarnos que debemos hacer lo que está en nuestra mano y lo demás dejarlo en manos de Hashem.

Mucha gente se siente frustrada cuando quieren estudiar algún tema y por fuerza mayor deben continuar sin terminar de comprender totalmente o no queda otra opción que saltear algunas hojas. Esto les hace daño al creer que Hashem está disgustado con ellos por esta actitud, pero hay un Midrash que nos da estímulo. El versículo en “Shir Hashirim” dice: “Ve digló alai Ahabá” cuando me saltean a mí generan amor. Dice el Midrash en nombre de Rabí Isajar que también cuando una persona está estudiando Torá y debe saltar de un lado al otro, de todos modos Hashem dice que es querido cómo un amigo a quien uno ama. Explica sobre esto el Rab “Etz Yosef” que no debe decir la persona: ¿cómo puedo yo estudiar Torá que tiene tantos temas que son muy graves y uno no puede profundizar lo suficiente, y debe dejar el tema para seguir adelante? De todos modos Hashem le dice que es considerado amado.

Es nuestra responsabilidad de dar lo mejor de nosotros, no nos caigamos cuando no podemos completar la tarea, si no está en nuestras manos. Dar lo máximo no significa arreglar todo. La sociedad en la que vivimos nos exige  querer controlar todo y a raíz de este concepto erróneo nos enloquecemos cuando las cosas no salen como las programamos. Hay que dar lo máximo, principalmente en el ámbito espiritual, el resto está en manos del creador.

Netanel Moshé Duer, Sivan 5778

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico

natyduer@hotmail.com o bajurim@bajurim.com