Halajot Tefilá entrada a Shabat

220

Halajot sobre la tefilá en la entrada de Shabat

  1. Una persona que se atrasó en el comienzo de Shabat y no llegó a rezar antes de que la gente ya haya hecho Kabalat Shabat (recibimiento de Shabat) no puede rezar dentro de este templo, ya que para ellos ya se considera que es de noche y por consiguiente ya es Shabat, por lo tanto no puede rezar el rezo diario y  tiene que ir a rezar a otro templo. En el caso que haya recibido el shabat con el resto del público, ya no podrá rezar la tefilá de Minjá, sino tendrá que hacer el rezo de la noche dos veces.
  2. Si vino al templo cuando están por empezar a recitar el Kabalat Shabat, puede empezar a hacer la tefilá de Minjá todo tiempo que todavía no hayan comenzado a decir este rezo, a pesar que mientras él estará diciendo su tefilá ya estarán en medio del recibimiento, de todos modos, el hecho de que él comenzó con permiso ya puede terminar. De cualquier manera es mejor hacerlo fuera del templo.
  3. Una persona que entra al templo en la víspera con la intención de hacer todos los rezos obligatorios del día y se escucha que  hacen el “barejú” que no responda, ya que si lo haría recibiría de inmediato la entrada de Shabat y no podrá hacer el rezo de Minjá, ya que una vez que santificó el día no lo puede volver a hacer común, ni siquiera sirve condicionar que no recibe el Shabat. En el caso que se equivocó y respondió ya no puede hacer Minjá, sino que tendrá que a hacer dos veces Arvit de Shabat.
  4. Una persona que va a hacer la tefilá de Shabat al muro de los lamentos, lugar donde hay muchos grupos de tefilá, uno detrás del otro, y recibe el Shabat temprano cuando todavía es de día incluyendo la tefilá de Arvit, cuando sale de allí si escucha de otro grupo que estar haciendo la tefilá de Minjá, puede responder la “Kedushá” o contestar Amén sobre quienes están haciendo esta tefilá, tanto en días de semana comunes, como en Shabat.
  5. Una persona que tuvo un percance y no pudo rezar la tefilá de Minjá anterior al Shabat, no puede aprovechar la tefilá corta que hace el Jazan después de la tefilá de Arvit llamado “Mehen Sheva” (que simboliza a una repetición del rezo hecho en silencio) con el fin de que valga como la segunda tefilá que está obligado a hacer como recuperatorio de la perdida, sino que tiene que repetir toda la tefilá de la noche de Shabat dos veces, la primera como la obligación por Arvit y la segunda para recuperar la perdida. En el caso que le pidió al Jazan que piense en hacerlo exento de esta segunda y este pensó en  sacarlo y él de salir servirá cuando se trata del hecho consumado. Si esta situación le hubiese ocurrido al mismo Jazan, sí puede apoyarse de primera en salir con este rezo corto.
  6. La costumbre es de hacer la tefilá de Arvit en la noche de Shabat más temprano de lo usual en los días hábiles, y ya desde una hora y cuarto aproximadamente antes de la puesta del sol se puede empezar el rezo de Arvit, como así también puede encender las velas desde ese horario y comer inmediatamente.
  7. En la bendición de “Ashkibenu” no se termina como todos los días, sino dice “Hapores sucat shalom alenu…” en el caso que se haya equivocado y haya terminado como un día común, si se acordó antes de que transcurran tres segundos que corrija el error. Si ya pasó más que ese tiempo que continúe y no tiene que volver para arreglar.
  8. Después de la Amidá de Arvit se recita el párrafo de la Torá de “Vaijulú”, así como se dice durante la misma Amidá, con la única diferencia que la segunda es mejor que la digan todos juntos. De cualquier manera si no se dio, por cuanto que terminó la Amidá después de los demás, que lo diga igual, solo que no ponga la intención de hacer un testimonio, sino como alguien que lee la Torá.
  9. Si una persona se confundió y en lugar de decir el texto referido al Shabat, siguió con lo acostumbrado en días comunes tiene que terminar la bendición que estaba recitando y luego volver al texto original de Shabat, tanto que se dio cuenta en la primera bendición como que lo haya hecho en las siguientes. Esta ley es exactamente igual si esto le ocurrió en la tefilá de Shajrit y en Minjá. En el caso que le haya ocurrido en la tefilá de Musaf, tiene que interrumpir inmediatamente y volver a lo que concierne al Musaf.
  10. Después de haber terminado la amida de Arvit y haber dicho el “Vaijulú” el jazan hace una berajá que es como una síntesis de la Amidá a modo de Jazará, esta es llamada “Mehen Sheva”. Quien participa de la tefilá no puede hacerla, solo quien es Jazan. Esta tefilá tiene una importancia muy especial en el estudio de la Kabalá, inclusive en el caso que se rece en la casa de un novio o (D-s no lo permita) en una casa de duelo, lugar que no hay un sefer Torá, de todos modos lo tiene que decir el jazan. Esta ley esta dictada para la ciudad de Yerushalaim que está considerada como una casa llena de libros, en otros lugares es preferible no decirla.
  11. Está prohibido conversar o hablar en el momento que se recita el “Vaijulú”, como así también mientras se dice la berajá de “Mehen sheva”.
  12. En una oportunidad vió un hombre muy justo a su amigo después de muerto en sueño y su rostro estaba muy pálido. Le pregunto ¿Cuál es la causa de tu imagen? Y este le respondió que hablaba en estos momentos como así también en el Kadish. Cuanto más que hay que cuidarse en la tefilá misma.
  13. Quien se haya equivocado y haya rezado toda la tefilá de días comunes y no hizo mención del acontecimiento de Shabat y escuchó la repetición del jazan desde el principio hasta el final salió de su obligación. Solo tiene que asegurarse de repetir con él todas las palabras con lujo de detalle. Si no hizo así no sirve. De todos modos si escuchó y puso intención de salir así como el jasan de sacarlo, no tiene que volver a hacerla.