Especial Pesaj 5780 – A solas – Rab Netanel Moshé Duer – Bajurim Tiferet Israel

117

El director de la obra

El libro “Sefer Hajinuj” trae que uno de los motivos por el cual en muchos preceptos de la Torá hay que recordar,  eso es como recordatorio de la salida de Egipto. Si bien el milagro más grande que hizo el Todopoderoso fue la creación del universo, de todos modos, Hashem nos remarca más aun la salida de Egipto. Eso se debe a que, si bien la creación fue mucho más impresionante e increíble, de todos modos no había nadie presente para ser considerado testigo de eso. En cambio los milagros de Egipto fueron a  la vista de millones de personas, las cuales fueron testigos presenciales, así como los egipcios y otros testigos oculares. Con esa intención la Torá nos lo remarca, para hacernos acordar que así como en esa ocasión quedó al descubierto su magnificencia y el control que tiene sobre todas las cosas, así también lo fue, lo es y será siendo en todas las ocasiones.

También cuando parece que Hashem está oculto en la escena, siempre está en alguna parte dirigiendo toda la obra. Toda obra tiene un director y a pesar de que nunca se lo ve, ya que está detrás de escena, de todos modos es el responsable de todo lo que sucede en el escenario. Así también, Hashem es el gran conductor en esta obra que como todas, el director lo hace detrás de escena sin que nadie lo pueda ver. Es por eso que, del mismo modo que una persona va a ver una obra porque confía que el director es un experto y tiene todo controlado, así también la obra maestra de Hashem es el universo que dirige desde siempre, ya que también Él es el productor y todo.

El Rab Biderman Shlita trae que en el mundo en el que vivimos cada ser humano programa un plan para su vida. Planea que es lo que va a hacer en el futuro, donde va a vivir, con quien se va a casar y de que va a trabajar. Con el correr de los años la persona comienza a comprender que el hombre propone y D-s dispone. Por lo tanto deja de hacer tantos planes viviendo y gozando mas de cada momento y expectante de ver que es lo que va a suceder y que planea Hashem para mí.

Traen para esto un ejemplo. Cuando un pueblo va a la guerra y es vencido, el símbolo de la derrota es una bandera blanca donde el ejército demuestra que se subyuga y se somete a su contrincante. Así también el ser humano a lo largo de la vida cuando comprende que Hashem dirige el mundo y uno es solo un títere se va dando por vencido de a poco y eso lo demuestra con las canas. Esos pelos blancos  que demuestran que ya estamos comprendiendo que Él es quien dirige y nosotros somos simples interpretes y hacemos lo que nos dicen.

Este es el mensaje de este Jag y también de este mes. Donde aceptamos la conducción del Todopoderoso y su confianza plena en Él.

 

Netanel Moshé Duer, Nissan 5780

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico natyduer@hotmail.com